Fanatisme judicial

Article publicat al diari ARA el 8 de maig del 2021

El jutjat d’instrucció 18 de Barcelona ha decidit investigar penalment l’exconseller Raül Romeva i diferents ex-alts càrrecs del Govern després que la Fiscalia hagi presentat una denúncia a partir d’un informe del Tribunal de Comptes que analitza les despeses destinades a l’acció exterior del Govern entre 2011 i 2017. El mateix òrgan de fiscalització, que hem de recordar que també té funcions jurisdiccionals encara que no s’integra dins el poder judicial, ha citat per al 29 de juny quaranta ex-alts càrrecs per prestar fiances milionàries pel mateix concepte, en aquest cas per fer front a possibles responsabilitats comptables. 

És un no parar d’invectives de l’aparell de l’Estat. Ara de la mà de la Fiscalia que “t’ho afina” (Fernández Díaz dixit), i d’un òrgan extremadament polititzat que controla els comptes de l’Estat i que, per cert, acumula el pitjor historial de nepotisme institucional d’Espanya.

Em jugo un pèsol, però, que pocs recorden que aquest Tribunal ha actuat ara seguint un mandat de la Comissió Mixta Congrés-Senat per a les Relacions amb el Tribunal de Comptes, de desembre de 2017, adoptat a proposta del PP i amb el suport de PSOE i Ciudadanos, després que el Govern de Mariano Rajoy fes la liquidació del Diplocat, l’activitat del qual ja havia estat suprimida amb l’aplicació del 155. Aquelles pluges ens han portat aquests fangs!

Crec, tanmateix, que el pitjor és l’actitud de la Fiscalia, ja que evidencia un cop més l’afany de seguir judicialitzant el conflicte i d’alimentar sense parar una estratègia punitiva amb un afany venjatiu i fanàtic execrable, com demostra el seu recent informe contrari a la concessió dels indults dels condemnats de l’1-O o el recurs contra la sentència exculpatòria dels membres de la sindicatura electoral. Em temo molt que la Fiscalia va al seu aire, en plena sintonia amb una dreta judicial totalment unchained, per bé que és legítim pensar el contrari, perquè va ser el mateix Pedro Sánchez qui va fanfarronejar sobre la seva adscripció (“¿La Fiscalía de quién depende? Pues ya está…”). 

La reacció més natural i humana seria la de tirar el barret al foc, si no fos perquè encara som en plena fase d’exhibició èbria del poder coercitiu de l’Estat i no ens calen més màrtirs. I perquè encara resta algun interstici pel qual es pot escolar alguna solució en el marc del diàleg i la negociació. Ara bé, cal que aquesta desinflamació arribi amb celeritat. Pot ser molt bé que, si no hi ha avançament electoral a Andalusia i a Espanya –la patacada madrilenya no reporta especials incentius al PSOE–, hi hagi indults a l’estiu, probablement en plena canícula estival i de manera subreptícia. Tant se val. Arribat el cas, serà una bona notícia pels beneficiaris i per les seves famílies, tot i que és comprensible que ningú no en faci ostentació ni massa escarafalls amb això. 

Ara bé, aquests indults no seran més que un gest d’efectes limitats. L’univers atapeït de persones implicades en desenes de causes judicials i d’enjudiciament comptable veuran com aquestes continuen avançant de forma inexorable, com una piconadora lenta però segura. Per les mateixes raons, tampoc no suposa una solució la reforma d’un delicte de sedició vuitcentista i matusser, tot i que seria desitjable i ara ja ho suggereixin fins i tot dos magistrats del Tribunal Constitucional en un vot particular.

Encara que les possibilitats siguin escasses, cal insistir en l’única via que pot cauteritzar algunes ferides i exonerar de responsabilitat penal i comptable a totes les persones implicades en el Procés és l’amnistia. I quan dic totes, vull dir totes. També els cossos i forces de seguretat de l’Estat. Perquè això és el que caracteritza precisament una amnistia. Així ho vam proposar els juristes que vam redactar el text que, un cop modificat en aquest punt, es va presentar al Congrés dels Diputats i que la Mesa d’aquesta cambra va tombar de forma delirant amb els vots de PSOE, PP i VOX, sense ni tan sols permetre’n debatre la seva presa en consideració, amb l’argument –que pot discutir-se– que l’amnistia és un indult general i no està permès a la Constitució. 

Enllaç a l’article publicat al diari:  https://www.ara.cat/opinio/fanatisme-judicial_129_3977197.html

 

La tercera muerte de Montesquieu

Article publicat al diari La Vanguardia el 8 de maig del 2021

El Consejo General del Poder Judicial (GGPJ) es el órgano de gobierno del Poder Judicial y su mandato es de cinco años, aunque el último se constituyó en diciembre del 2013 y lleva casi dos años y medio sin renovarse. Dicha situación no es nueva. Ya el anterior Consejo estuvo casi dos años en funciones hasta que se acordó su renovación entre los dos partidos mayoritarios (PSOE y PP) en noviembre del 2008. De las seis veces que se ha renovado desde 1980, en tres se ha hecho con retraso (1996, 2008 y ahora).

“Montesquieu ha muerto”, dijo Alfonso Guerra en 1985 tras haberse aprobado precisamente la modificación de la ley orgánica del Poder Judicial (LOPJ) que ahora permite que las Cortes elijan a todos los miembros del CGPJ. En un principio, solo ocho de sus veinte vocales (los que corresponde designar al Congreso y al Senado entre abogados y juristas de reconocido prestigio por mayoría de tres quintos) eran designados por las Cortes.

La pregunta es si cabe hacer una reforma del CGPJ que establezca plazos de renovación automática

Actualmente, todos sus miembros, incluidos los propuestos por los propios jueces y magistrados, son elegidos por el Parlamento. No es una mala fórmula, además de que ya se han ensayado todas: la gremial, la parlamentaria y la mixta. La vigente, validada en su día por el TC, busca un amplio consenso mediante un voto cualificado del Parlamento, que, por supuesto, goza de mayor legitimidad democrática que la corporación de jueces.

No obstante, este método también presenta inconvenientes: pone en manos de la minoría la capacidad de veto y crea un sistema tácito de cuotas en función de la afinidad ideológica de los candidatos, lo cual deja la profesionalidad de los mismos en un segundo plano.

Esos lotes –por utilizar una expresión muy italiana– y el afán de los partidos por controlar el CGPJ se explica porque está en juego sobre todo el equilibrio entre la facción conservadora –la hegemónica– y la progresista, y no tanto, como a veces se ha dicho maliciosamente, por el hecho de que los parlamentarios sean aforados y su futuro vaya a depender de esos órganos en el futuro. Más en concreto, el problema reside en una de las más relevantes funciones que ejerce el CGPJ: la elección de los presidentes del Tribunal Supremo, Tribunales Superiores de Justicia, y demás puestos gubernativos, de signo conservador o progresista. Las dos Españas togadas y con puñetas en la manga.

Y ello no deja de ser paradójico, pues el CGPJ se configura constitucionalmente como una institución que materializa la separación de poderes y que defiende la independencia judicial. En cambio, siempre aparece empantanado en medio del debate político –ahora por el bloqueo en su renovación–, lo cual no solo lastra su independencia, sino que lo proyecta como un órgano extremadamente politizado, irrogando de paso un grave daño reputacional a uno de los poderes del Estado que ya de por sí goza de menos estima social.

Así las cosas, la pregunta es si cabe hacer una reforma que establezca plazos de renovación automáticos, o incluso si, como se ha planteado –y Bruselas ha rechazado–, es posible impedir que durante el mandato en funciones se puedan hacer nombramientos de jueces. Hay quien ha planteado la posibilidad nada extravagante de recurrir a un sorteo, algo que ya se hace habitualmente para renovar parcialmente algunos órganos colegiados.

En todo caso, la independencia y el prestigio del CGPJ no pueden esperar ni un día más.

Enllaç a l’article publicat al diari: https://www.lavanguardia.com/politica/20210508/7438242/tercera-muerte-montesquieu.html

Conferència “La afectación de derechos fundamentales y del estado autonómico durante la pandemia de la COVID19″

Conferència “La afectación de derechos fundamentales y del estado autonómico durante la pandemia de la COVID19″

Enllaç al vídeo de la conferència ”La afectación de derechos fundamentales y del estado autonómico durante la pandemia de la COVID19″, organitzada per la Fundació La Caixa i el Club de Roma el 6 de maig de 2021 >> https://www.youtube.com/watch?v=Nlvj2t9OQBc&list=PLp5NbUWNrI9fZawGd1xB8sRHT0WWKBhi5 

L’acte va ser presentat pel president de l’oficina del Club de Roma a Barcelona, Jaume Lanaspa, i va ser conduït pel filòsof i escriptor Francesc Torralba.

Francesc Torralba i Joan Ridao a l'inici de la conferència (imatge extreta del vídeo)

 

¿Estado de alarma autonómico?

Article publicat al diari La Vanguardia, el 26 d’abril del 2021

La endiablada situación sanitaria, pero también social y económica, derivada de la pandemia de la covid nos ha traído durante meses una notable improvisación –debido a lo insólito del fenómeno–, pero también un indudable aprendizaje por parte de autoridades, sanitarios, juristas, etcétera. Así, la praxis del estado de alarma, de la fase de “desescalada” (o de nueva normalidad), los mecanismos de coordinación Estado-comunidades autónomas (cogobernanza) y, sobre todo, algunos reveses judiciales, han ido delimitando un terreno de juego todavía lábil pero más seguro que un año atrás.

Al parecer, el debate discurre ahora en torno a si hay que perpetuar el estado de alarma o territorializarlo, para dar cobertura a las medidas restrictivas de las comunidades autónomas cuando se levante el estado de alarma. En estas mismas páginas, apostábamos hace unos días porque las comunidades adopten dichas medidas, bajo control judicial, al amparo de la legislación sanitaria, dirimiendo los desacuerdos o adoptando las medidas de transcendencia supraautonómica en el marco del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (“actuaciones coordinadas”). La posición del Gobierno central — coincidente por lo visto con este planteamiento— y la de algunas comunidades difieren en este punto. Se trata de una cuestión política, más que jurídica. Pedro Sánchez tiene pocos incentivos para mantener una medida tan excepcional como insólita, y las comunidades desean apartar de sí el cáliz amargo de medidas restrictivas adoptadas en solitario y con la espada de Damocles judicial cerniéndose sobre ellas.

Cuesta imaginar al Estado cediendo el mando único de sus competencias y fuerzas de orden a las comunidades

Hoy por hoy los escenarios son tres. Primero: un nuevo estado de alarma de alcance estatal. Una nueva declinación centralista que concentre de nuevo el poder en el Gobierno central en detrimento del Parlamento y con el único control de un TC desaparecido en estas lides y que todavía tiene pendiente la sentencia del primer estado de alarma. Se trata de una opción que se compadece poco con la menor intensidad de las restricciones para un periodo que se prevé de salida mediante la vacunación.

Segundo: acometer la gestión de la crisis mediante los instrumentos de legalidad ordinaria, como en toda Europa. Nuestro ordenamiento cuenta con previsiones abiertas –como es lógico ante situaciones imprevisibles–, aunque puede mejorarse a partir de la experiencia. Son los mismos instrumentos utilizados antes del 14 de marzo del 2020, y desde el 21 de junio del 2020 hasta el segundo estado de alarma del 25 de octubre del mismo año. La ley Orgánica de Medidas de Emergencia en materia de Salud Pública —y algunas otras leyes estatales y autonómicas— habilitan las medidas “necesarias”, y no suspenden derechos, como por otra parte tampoco puede hacer el estado de alarma. Pero ello obliga, claro está, a un test riguroso de proporcionalidad de las autoridades sanitarias y merita un control judicial (previsto, por cierto, desde el 2000).

Tercero: un estado de alarma de ámbito autonómico. El Gobierno central delega el mando único de todos los poderes y las comunidades siguen gestionando, sin control judicial, aunque ello no las exonere del control de las medidas de ejecución concretas ante los mismos jueces del contencioso-administrativo. Conveniencias políticas aparte, bajo esta opción late aún la idea de que con un estado de alarma se pueden limitar más los derechos que con las leyes sanitarias, algo cuestionable desde una aproximación garantista de los derechos fundamentales. Aunque sobre ello hay opiniones para todos los gustos. A nuestro parecer no es necesaria una ley orgánica estatal para ello, de acuerdo con la jurisprudencia del TC. La opción de un nuevo estado de alarma se basa igualmente en la creencia de que así se podrá mantener el “toque de queda” –la medida que se ha revelado más eficaz–, sin peligro de nuevas invectivas judiciales. Pero los jueces también han aprendido y es difícil que se opongan ahora si se sustenta en datos epidemiológicos solventes. Pero cuesta imaginar al Estado cediendo el mando único de sus competencias y fuerzas de orden a las comunidades. Y está por ver que una medida tan severa vaya a surtir efecto en una situación cambiante y que no puede más que mejorar.

Enllaç a l’article publicat al diari.

 

Después del estado de alarma

Article publicat al diari La Vanguardia, el 13 d’abril de 2021

El punto y final al estado de alarma está previsto para el 9 de mayo. Pero no han faltado voces que han cuestionado dicha posibilidad o que han significado que, a partir de entonces las comunidades autónomas solo podrán adoptar “medidas ordinarias” en materia de salud pública, o sea, que no podrán acordar confinamientos generales o el “toque de queda”.

Ante todo, hay que señalar que España fue el único Estado de la UE —junto a Portugal, aunque de modo distinto y gradual—, que recurrió a un estado excepcional previsto en la Constitución (art. 116). Además, el último estado de alarma, decretado el 25 de octubre, debía ser por 15 días y se extendió por 6 meses. El resto de países acudieron a la legislación de enfermedades infecciosas o a leyes ad hoc, que prevé “cláusulas generales” o medidas concretas. Y, aunque es indudable que concurría el supuesto habilitante previsto en la ley de estados excepcionales de 1981 (LOEAES) (“crisis sanitarias, tales como epidemias”), no lo es menos que el estado de alarma era innecesario, pues, lo que no podían hacer las comunidades —como acordar la limitación de la movilidad entre estas— podía decidirlo el Estado al amparo de su propia legislación, en coordinación con las comunidades. Con lo que, pese al intento de justificarlo en términos jurídicos, se explica por el interés político del Gobierno de dar respuesta a la crisis asumiendo un liderazgo presidencialista y centralizador de tintes decimonónicos.

En segundo lugar, hay que recordar que las primeras medidas que supusieron una severa restricción de derechos fundamentales fueron adoptadas antes que nadie por algunas comunidades (piénsese en la cuenca del Ódena en Cataluña), en su condición de autoridades sanitarias y competentes en materia de emergencias. Como en Cataluña, las leyes de Aragón, Galicia, Navarra o País Vasco prevén el internamiento hospitalario, la vacunación forzosa, el cierre de instalaciones, la suspensión de actividades o la posibilidad de adoptar las medidas preventivas que se estimen convenientes cuando lo exijan razones de urgencia o necesidad. Así lo prevé en Cataluña la legislación sanitaria y de protección civil, además del artículo 3 de la Ley Orgánica de Medidas Especiales en materia de Salud Pública (LOMESP). Esta última ley estatal, junto con la Ley General de Sanidad (Ley Lluch), la Ley de Calidad y Cohesión del Sistema Nacional de Salud y la Ley General de Salud Pública constituye un corpus normativo suficiente —aunque deba actualizarse, como ha dicho hace poco el Consejo de Estado— en la acción de tutela de la salud pública. Además, la reciente Ley 2/2021, de 29 de marzo, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación, en previsión de la expiración del estado de alarma, prevé medidas adicionales.

El estado de alarma, pues, no es la única respuesta ante una transmisión «no individualizable» de la COVID-19, que exija el confinamiento general de la población. Y si el confinamiento general es posible ahora es gracias a que el artículo 12.1 de la Ley de los estados de excepción remite a la citada legislación de salud pública (en particular, al art. 3 LOMESP). No es, por tanto, la mayor capacidad de limitación de los derechos fundamentales lo que caracteriza al estado de alarma como la concentración competencial a favor del Estado y el alcance estatal de las medidas habilitadas.

No hay obstáculo, pues, para que, en ausencia de estado de alarma, se acuerden cierres perimetrales de ámbito comunitario y restricciones horarias en la restauración o en el comercio, si bien, ello requiere legalmente el aval de los tribunales, que han de examinar la proporcionalidad de tales medidas. Ya lo vivimos el verano pasado, en plena fase de desescalada. Y las medidas de alcance supraautonómico pueden adoptarse mediante las llamadas “actuaciones coordinadas”, adoptadas en el seno del Consejo Interterritorial, cuya regulación se ha actualizado a estos efectos con la reciente Ley 2/2021, de 29 de marzo.

Enllaç a l’article publicat a La Vanguardia (versió en català)

 

Madrid en la encrucijada

Ya me perdonarán un título tan tópico, pero es que la disolución de la Asamblea de Madrid y las mociones de censura contra el Gobierno de esta comunidad se han cruzado en el camino del realismo mágico. Como i los juristas más audaces lo habrían podido prever, ahora los tribunales están llamados a terciar en el conflicto y dilucidar si prevalece la facultad discrecional de la presidenta autonómica de disolver el Parlamento, o la de este de control el Gobierno por la vía de una moción de censura.

De entrada, la “razón política” parece estar clara: todo apunta que ni Díaz Ayuso ni los partidos se han conducido de la manera más responsable. Ahora bien, la “razón jurídica” no parece estarlo tanto. Si hacemos una interpretación finalista de las normas en juego, más allá de su literalidad, lo primero que hay que tener presente está que los hechos son resultado del esquema de relaciones Gobierno-Parlamento, característico de la forma de gobierno parlamentaria. La Cámara, igual que otorgar la confianza al Ejecutivo a través de la investidura, le puede retirar con una moción de censura. Precisamente porque se puede producir eso, la facultad de disolución del presidente opera como un mecanismo compensatorio, que se puede ejercer libremente, por ejemplo, cuando se constate la falta de apoyos o, como en este caso, cuando se quiere evitar que se tramite una moción de censura. Por eso, la Constitución y los Estatutos de autonomía prescriben que, una vez presentada una moción, no es posible disolver la Cámara.

Enlace al artículo completo.